Redes para la vida

La conservación del medio ambiente suele verse como un asunto que concierne solo a especialistas en el tema, a organizaciones sociales, al Estado o al activismo contra grandes proyectos y multinacionales. Esta idea produce una sensación de impotencia en las personas, entre otras razones, porque es una realidad lejana a las ciudades, tanto geográficamente como por sus impactos inmediatos.

Sin embargo, la suma de voluntades y acciones individuales pueden, no solo preservar el ecosistema urbano, sino crear espacios propicios para la vida y revertir la degradación ecológica de las ciudades. Este reportaje describe las iniciativas ciudadanas en Quito (Ecuador), que entienden la cooperación y la comunidad como claves para la conservación. Además, la estructura en red como la forma de enfrentar la degradación ambiental, la supervivencia de flora y fauna silvestres y de la misma especie humana.

Carmen Pazmiño